Pregón de Navidad: ¿Con qué figura te identificas?

Pregón de Navidad: ¿Con qué figura te identificas?

- in Obispo
790

A las siete de la tarde ha comenzado en la iglesia abarrotada de San Francisco de Asís en el barrio vitoriano de Zaramaga, el XXIX pregón de Navidad organizado por la Fundación Francisco de Asís y la Asociación Belenista de Alava.

Pregón de Navidad - GeneralEl presentador del acto, Josu Sánchez, ha agradecido la presencia a todos los asistentes y ha dado paso al pregonero de este año, D. Juan Carlos Elizalde, que en pocas semanas vivirá su primera Navidad como Obispo de Vitoria. Tras su intervención, los asistentes han disfrutado del concierto del coro “Crescendo”, compuesto por más de 50 voces infantiles, dirigidas por Inma Arroyo.

Monseñor Elizalde ha comenzado su intervención explicando que el Belén nos habla de que en un momento concreto de la historia, Dios se hizo hombre.

Esto tiene dos consecuencias:

La primera: ¡Qué importantes somos nosotros! Ortega y Gasset decía: si Dios se ha hecho hombre, ser hombre o mujer es lo más importante que se puede ser. Dios se hizo hombre, para hacer al hombre Dios. Cuando estamos en la naturaleza, solemos decir que sentimos a Dios cerca. Mucho más cerca está cuando estamos con las personas.

La segunda consecuencia: ¡Cuánto nos quiere Dios! Dios se ha hecho hombre para asumir nuestra condición y rescatarnos desde dentro. Para eso entregó a su hijo. Dios se vacía en este Niño. La ternura de Dios se nos da en este Niño.

Pregón de Navidad - ElizaldeAnte el Belén, que ocupa la parte central de la iglesia de San Francisco, el Obispo de Vitoria ha lanzado un reto a los presentes: “Os propongo encontrar vuestro personaje… ¿Con qué figura te identificas por tus circunstancias vitales?” A partir de este momento ha ido desentrañando, personaje por personaje, cuáles son las características, la misión y el envío de cada uno de ellos.

Los Ángeles anunciaron en primer lugar a la Virgen. Y, ya en Belén, a los pastores. El anuncio es la vocación de ayudar y despertar esperanza. “Si te das cuenta de que a tu alrededor no hay mucha alegría ya tienes esa vocación”, ha afirmado el Obispo para a continuación preguntar: “¿Y a quiénes anuncia el ángel…? A los pastores, que eran los últimos de esa sociedad. Sólo en la medida que tengamos algo de pastores, tendremos Salvador. Y sólo en la medida en que tengamos las manos vacías de otras cosas, podremos recibir al Niño”.

Pregón de Navidad - CrescendoDespués ha llegado el turno de los Reyes Magos, quienes salieron de oriente “de su comodidad, de su zona de confort” para buscar al Niño. Lo hicieron siguiendo la estrella, y también la perdieron. “Tener una vocación es en ocasiones tener una estrella, perderla y recuperarla siguiendo otro camino” ha proseguido Elizalde.

La figura de José también nos habla de una misión y un envío. “En los momentos difíciles, el ángel se dirigía a él en sus sueños. Los sueños son aquellos momentos de nuestra vida que no podemos controlar, que no podemos decidir. Es ahí donde nos habla y actúa Dios”.

Y qué decir de la figura del Niño Jesús. “Dios se ha hecho hombre en ese Niño. Amigo y compañero para toda la vida. Ya nadie sufrirá solo. Nos acompaña desde dentro”.

Pregón de Navidad - CrescendoDe este análisis no se han librado siquiera las figuras de la mula y el buey. Estos animales son el signo de la humanidad inconsciente, que estando junto al misterio del Belén, no se entera de nada. “Os digo que aunque esta Navidad de 2016 nos encuentre como a la mula y el buey; con tal de que estemos donde tenemos que estar, celebrando con quienes tenemos que celebrar, acompañando a quienes tengamos que acompañar, seremos Bendición del Señor”, ha concluido el señor Obispo.


Facebook Comments

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may also like

Navidad — Acoger el misterio de Dios hecho ser humano

Acoger el misterio de Dios hecho ser humano, y para ello, acercarse y tocar muros derruidos y techumbres caídas, intemperies que constantemente nos rodean en lo cotidiano.