Marcha juvenil a Estíbaliz: levantarse, caminar y dejar huella

Marcha juvenil a Estíbaliz: levantarse, caminar y dejar huella

- in Actualidad, Pastoral
117

Pastoral con Jóvenes

Pastoral con Jóvenes anima, orienta y conduce la acción pastoral de la Iglesia en la Diócesis a favor de los jóvenes a través de una red de grupos, asociaciones, comunidades, movimientos, centros educativos...
Creemos en los jóvenes, en su generosidad y entrega, en su búsqueda de la verdad y en sus ideales. Queremos ser una puerta abierta a todos ellos, ser una ayuda real y concreta para alcanzar una vida más plena y feliz a la luz del mensaje de Jesucristo.

La noche del viernes 5 de mayo tuvo lugar la “Marcha nocturna a Estíbaliz para jóvenes”. Durante la tarde cayeron varias tormentas de consideración y la mayoría de las predicciones meteorológicas anunciaban que podían caer más tormentas a lo largo de la noche. Como monitor previsor vale por dos, ya desde un principio cuando programamos la Marcha, teníamos claro que junto al bocata y la linterna, era muy recomendable llevar chubasquero o paraguas. Finalmente, tuvimos suerte puesto que la lluvia se quedó en su casa y no vino a la Marcha con nosotros.

Marcha Nocturna a EstíbalizA las 21h. nos encontramos en la Parroquia de San Ignacio de Loyola (Vitoria-Gasteiz). Gota a gota fueron llegando los jóvenes, sus monitores y también D. Juan Carlos, Obispo de Vitoria, que se sumo a la Marcha de principio a fin. Con un poco de retraso, a las 21:15h., empezamos con un momento de oración y contextualización de la Marcha. Su lema “levántate, camina, y deja huella” apuntaba el triple contenido que queríamos ir trabajando en las paradas (oración y motivación) y en la caminata (oración y reflexión personal).

Levántate

Partiendo de cuando Jesús dice al paralítico de Betesda «Levántate, toma tu camilla y echa a andar.» (Jn 5,8), y de estas palabras del Papa Francisco «Queridos jóvenes, no vinimos a este mundo a “vegetar”, a pasarla cómodamente, a hacer de la vida un sofá que nos adormezca; al contrario, hemos venido a otra cosa, a dejar una huella. Es muy triste pasar por la vida sin dejar una huella.» lanzamos estas dos preguntas para pensar en el primer trayecto: ¿Qué cosas me paralizan para caminar? ¿Cuáles son mis excusas para no seguir con convicción a Jesús?

Camina

Marcha Nocturna a EstíbalizNos levantamos y caminamos una hora para llegar a Aberásturi. Tras comer nuestro ansiado bocata, tuvimos un segundo momento de oración en la Iglesia de San Esteban de Aberásturi. Leímos el pasaje de Jn 14,1-6 —donde Jesús nos dice que Él es el camino, y la verdad, y la vida—, y lanzamos tres nuevas preguntas en referencia a la exhortación “camina”: ¿Hacia dónde camino? ¿Qué busco? ¿En quién me apoyo para seguir caminando?

Deja huella

Reiniciamos la marcha y la siguiente parada fue en la Iglesia de San Andrés de Villafranca, donde dimos paso a la tercera y última parte del lema: Deja huella. Cogiendo el reto, que lanzó el Papa a los jóvenes en Cracovia este verano, de vivir dejando huella. Recordamos que en Hechos 10,38 Pedro dice de Jesús que pasó por la vida haciendo el bien. Así le recordaban los que caminaron con Jesús y así resumían su paso por el mundo. A la luz de esta idea brotaban las tres últimas preguntas que reflexionamos hasta llegar a Estíbaliz: ¿Cómo quiero que me recuerden? ¿Qué huellas estoy dejando? ¿Qué huella quiero dejar?

Marcha Nocturna a EstíbalizQuedaba el trayecto más corto, pero también el más duro por la última subida para llegar a Estíbaliz. Llegamos a las 01:30h. y lo primero que hicimos fue entrar a saludar a nuestra patrona, Ntra Sra. de Estíbaliz. Allí, en el Santuario, estaban esperándonos los monjes benedictinos de la comunidad del monasterio de Estíbaliz. El Abad, Rufino Mugika, nos dirigió unas palabras de acogida, y Jon, un joven novicio, nos regaló su testimonio vocacional. Cantamos a la Virgen y seguido pasamos a la Cripta para celebrar junto con la comunidad benedictina la eucaristía que presidió el Obispo, Dn. Juan Carlos. Terminamos la eucaristía a las 02:30h., y aunque con poco tiempo, porque los autobuses nos recogían a las 02:50h., pudimos recuperar algo de fuerzas con un chocolate caliente, unos biscotes, y música de fondo.

Todos estábamos cansados por la caminata, pero sobre todo por la hora, sin embargo fue significativo celebrar juntos y tan tarde la eucaristía, ya que como nos muestra el pasaje de los discípulos de Emaús (Lc 24,13-35), es al partir el pan cuando reconocieron a Jesús, es la eucaristía para nosotros un momento privilegiado para reconocer a Jesús caminando a nuestro lado y diciéndonos una y otra vez: levántate, camina y deja huella.

Puedes ver más información en gazteok.org

César Fdz. de Larrea

 

El Espejo de la Iglesia

¡Hazte de Cáritas!

Sé parte de la solución contra la pobreza. ¡Hazte de Cáritas!

Facebook Comments

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may also like

El acompañamiento en la Pastoral Juvenil – II Encuentro de Equipos de Pastoral Juvenil

II Encuentro de Equipos de Pastoral, con el lema “…y se puso a caminar con ellos.” (Lc, 24,15), sobre el acompañamiento. Según la Evangelii Gaudium, acompañar es una de las cinco tareas de la Iglesia junto con: ir primero, involucrarse, fructificar y festejar.